“Mujer de fuerte voluntad y determinación”, así se describe a lo largo de la historia a una “Dama de Hierro”, encarnada en la figura de Margareth Tatcher, quien derribó cualquier barrera social y de género.

 

Malena Dal Maso Negrini es por mucho la “Dama de Hierro” del boxeo en Quepos, esa figura femenina que destacó primero como boxeadora y hoy es entrenadora de un pueblo que se mantiene vivo en este deporte.

 

Dal Maso es una mujer valiente, de voz fuerte, que a la vista refleja autoridad y seriedad y que cuando entra en acción en la esquina muestra carácter y no se deja achicar por nadie.

 

No sabía que el boxeo estaba en su sangre, se enamoró de la disciplina por las peleas televisadas y tiempo más tarde conoció que su abuelo, a quien nunca conoció, había sido pugilista.

 

“Crecí viendo boxeo por la televisión con mi padre y mis hermanos, siempre me gustó y disfrutaba compartiendo ese tiempo con ellos. Después, me di cuenta que mi abuelito fue boxeador y también entrenador. No tuve la dicha de conocer a mi abuelo, pero sin duda esa fue su gran herencia para mí”, recordó la quepeña.

 

Apenas supo que había boxeo en su comunidad no lo dudó dos veces para ponerse los guantes.

 

“No tuve la oportunidad de empezar a practicarlo en mi niñez o adolescencia porque en mi cantón no existía el boxeo, pero en cuanto pude iniciar, no lo dudé y arranqué con todo. Viajaba a San José todas las semanas para poder entrenar dos días allá y después regresaba a Quepos a complementar aquí mis entrenamientos con unos amigos que también les gustaba... Al tiempo llegó al cantón el que fue mi entrenador (José Rodríguez) y pude dedicarme por completo al boxeo aquí en Quepos”.

 

Dal Maso reconoció que el boxeo a nivel femenino ha evolucionado porque antes no se veía con buenos ojos a una dama en el ring.

 

“Gracias a Dios los tiempos han cambiado y respetan a las mujeres atletas y a las que llevamos adelante un equipo como entrenadora. Me pasó cuando era atleta, una vez un señor no me quería dejar entrar al gimnasio donde íbamos a pelear porque él decía que el público todavía no podía ingresar y le dije al señor que yo era parte del equipo y que iba a pelear, el señor se echó una risa y me dijo: ‘No le creo, usted no tiene pinta de boxeadora’. Fue un momento incómodo y molesto para mí pero hasta cierto punto entendía la ignorancia en la que vivía aquel señor.

 

Malena es madre, esposa e hija, su vida la dedica a su familia, a los negocios familiares y por supuesto al boxeo. Da clases privadas de boxeo y trabaja con el Comité Cantonal de Deportes y Recreación de Quepos con el equipo de boxeo. Incluso ya prepara arsenal para la eliminatoria a Juegos Nacionales.

 

“Cuando estoy en la esquina, me propongo estar atenta, cuidadosa, enfocada, procurando que todo salga de la mejor manera. Suelo ser así también en mi vida en general”.

 

Dal Maso es la responsable junto con el CCDR de la localidad en mantener vivo el boxeo, en que chicos y chicas se interesen por este deporte y se olviden de las malas juntas.

 

“Para mí ha sido una gran bendición el lugar en el que Dios me colocó.

No ha sido fácil, fueron varios años en los que se sentía que íbamos nadando contra corriente, pero Dios siempre nos sostuvo y respaldó ante cada dificultad que se presentaba. Él, tiene un tiempo perfecto para todo y puedo decir que desde hace un par de años hemos sentido un gran apoyo por parte del CCDRQ y todo el proceso ha sido más fácil. Es muy gratificante sentir que nuestro esfuerzo tiene una recompensa, la mía (mi recompensa) es ver cómo por medio de este deporte les podemos ayudar a tantos jóvenes a cambiar de una u otra manera su vida”, sentenció.

 

En el Día Internacional de la Mujer, Dal Maso les envía un mensaje claro a las boxeadoras: “que nunca se rindan. Qué no permitan NUNCA que una persona sin importar el género les corte sus alas y maten sus sueños. Qué por más duro que parezca el camino, nunca se detengan porque la recompensa suele ser más grande de lo que se espera, no importa cuánto se demoren en llegar a la meta, caerse y llorar está permitido pero rendirse no.  Y recuerden siempre que es en la debilidad donde encontramos nuestra fortaleza”.

 

A Malena Dal Maso, la “Dama de Hierro” del boxeo en Quepos, no la detiene nadie en este 2019.