Un conductor de autobús logró continuar manejando hasta poner a sus pasajeros a salvo en un área de servicio luego de que una enorme roca le propinara un brutal golpe en la cabeza tras romper un cristal del vehículo.