Lunes 11 de marzo, 2019

Desde el 9 de marzo del 2018, ya casi un año atrás, se publicó en La Gaceta la adopción del Convenio Internacional sobre Normas de Formación, Titulación y Guardia para la Gente de Mar.

Convenio STCW por sus siglas en inglés, requisito indispensable para la implementación de dichos instrumentos, labor que se inició de forma inmediata, para abrir entre otras cosas, la posibilidad de que la Universidad de Costa Rica pueda otorgar la formación y titulación académica y que a la vez permite al MOPT otorgar las licencias correspondientes.


En consecuencia, según lo indica el Ingeniero Jorge Hernández, Director de la Dirección de Navegación y Seguridad de la División Marítimo Portuaria del Ministerio de Obras Públicas y Transportes, no es cierto que el MOPT tenga algún pendiente. Más bien, le corresponde a la Universidad de Costa Rica (UCR), como centro de enseñanza, someterse al proceso de homologación para cumplir con los estándares de formación que establecen el MOPT y la Organización Marítima Internacional, de acuerdo con el convenio STCW.  Una vez concluida la homologación, los estudiantes que cumplan requisitos podrán optar por las correspondientes titulaciones, tanto como cadetes en práctica o como de oficiales mercantes.

 

Según lo manifiesta el Ingeniero Jorge Hernández, el MOPT ha cumplido con su papel de crear las condiciones para que cualquier casa de enseñanza que pretenda formar Gente de Mar, pueda someterse al proceso de homologación y sus egresados puedan optar por una titulación profesional reconocida a nivel internacional y así poder embarcarse en un buque mercante, en cualquier parte del mundo.

 

Es importante aclarar que el perfil de formación de la carrera de Marina Civil, adoptado por la Universidad de Costa Rica, va dirigido esencialmente a formar profesionales abocados a servir a bordo de buques y no necesariamente en actividades vinculadas con las operaciones de una terminal portuaria que, por su naturaleza, se concentran en las áreas de ingeniería, logística y administración aduanera.  La formación de marinos civiles es complementaria a las necesidades de una terminal portuaria.


Por otra parte, el proceso de transformación de la economía limonense apenas se inicia con la entrada en operaciones de APM Terminals.  Esta terminal va a generar un reacomodo en las labores relacionadas con las actividades portuarias y de logística y una vez que este proceso esté debidamente consolidado, sus beneficios se observarán tanto a nivel local como nacional.  En estos momentos, no viene al caso afirmar que trae desempleo

Por otro lado, el proceso de homologación tiene como objetivo de que el Ministerio, en su condición de Autoridad Marítimo Portuaria Nacional, pueda verificar que los cursos, docentes, equipos, bibliografía, entre otros, permitan que los estudiantes reciban la formación adecuada y puedan desarrollar los conocimientos y competencias requeridas, con estándares internacionales. La Universidad aún no ha iniciado este proceso, pese a que se puso a disposición desde el año anterior.


De manera complementaria y en cumplimiento del STCW, el MOPT ha venido implementando un Sistema de Gestión de Calidad, para lo cual la Dirección de Navegación y Seguridad, contrató una empresa que le permita ajustar su actuación a los estándares de la norma internacional ISO 9001:2015, previéndose la debida certificación bajo esta norma, para el presente año, obligación que igualmente los centros de enseñanza deben cumplir.



Respecto a lo señalado por la Universidad de Costa Rica, sobre las supuestas limitaciones o "requisitos pendientes", resulta claro que el STCW, y sus procesos, se encuentran a disposición de dicho centro universitario desde el año 2018, por lo que resulta falso que se constituya en un elemento que impida la consecución de los objetivos de la casa de estudios para con los estudiantes de la carrera en cuestión.

 

 

Además, se ha venido reiterando que otros elementos que impiden que los estudiantes logren su respectiva titulación, es la falta de aprobación de los Convenios Internaciones de Trabajo Marítimo (conocido como MLC 2006) de OIT y del Convenio para la Prevención de la contaminación proveniente de los Buques, conocido como MARPOL, lo cual tampoco es cierto.

 

 

Si bien estos convenios son instrumentos de suma importancia para el sector marítimo portuario, y que Costa Rica ya está haciendo los esfuerzos para lograr su aprobación, no es verdad que sean requisitos para lograr la titulación de los egresados de la Universidad de Costa Rica, ni que afecte los procesos de embarque para realizar las prácticas que el mismo Convenio STCW establece, finalizó el funcionario.