Lunes 8 de julio, 2019

En los próximos meses los sistemas semafóricos de las cabeceras de Alajuela, Heredia y Cartago, se unirán a San José en el funcionamiento con energía solar, esto gracias a la ejecución de la última etapa del proyecto para dotar con paneles solares a los 474 sistemas que componen el Centro de Control de Tránsito (CCT).


 

De esta manera, la Dirección General de Ingeniería de Tránsito del MOPT, supervisa la ejecución de la V etapa de este plan, en la que se intervienen un total de 132 intersecciones y es financiada por el Consejo de Seguridad Vial por un monto de $1,5 millones.  

 

El jefe del Departamento de Semáforos, Ing. Diego Rugama Monge, detalló que ya se cuenta con un avance del 75% en obra civil para la colocación de los sistemas fotovoltaicos, que permitirán el funcionamiento de semáforos con energía limpia en este caso, proveniente del sol.

 

“Se ha trabajado en aspectos de excavación, construcción de zanjas y basamentos, labores de cableado, y ya se encuentran colocados unos 29 postes para paneles, por lo que estimamos que en noviembre los 132 sistemas entren en servicio, es decir el 100% de los semáforos que componen el CCT” explicó Rugama.

 

El proyecto tiene como fin mejorar la seguridad vial, ya se han experimentado cortes eléctricos o apagones en sitios donde se cuenta con este tipo de dispositivos y funcionan perfectamente, la ausencia de electricidad no provoca afectación del tránsito. Además de la mejora en la seguridad vial, el funcionamiento de estos sistemas con energía limpia representa un importante ahorro en consumo eléctrico.

 

Las obras son realizadas por Sistema Empresarial RC S.A., empresa que ha tenido a cargo las etapas anteriores y es la responsable de suministrar y colocar los paneles o sistemas fotovoltaicos.

 

¿Cómo funcionan?

 

Los equipos tienen capacidad de trabajar con ausencia de luz solar hasta 14 horas, gracias a que además del panel solar, se colocan baterías que permiten almacenar la energía, si por alguna razón esta carga no es suficiente, de manera automática se conecta al sistema eléctrico por lo que nunca se interrumpe su funcionamiento.

 

En caso de que los páneles agoten la reserva de energía solar (no haya sol por varios días) automáticamente el sistema se conecta a la red eléctrica logrando que el semáforo funcione con normalidad, cuando el panel se carga igualmente de forma automática se desconecta de la red y vuelve a tomar la energía solar.

 

La cantidad de paneles o baterías a colocar en cada intersección depende del diseño de horas de sol en el cual Ingeniería de Tránsito valora, previo a cada etapa, dos aspectos fundamentales que permiten el funcionamiento óptimo de los sistemas, uno es la radiación solar en el punto y otro los obstáculos que puedan rodear el sistema (árboles y edificios principalmente).