En la construcción de esta propuesta, el Poder Ejecutivo investigó experiencias exitosas de grandes ciudades como Nueva York, Los Ángeles, Londres, Madrid, Ciudad de México, las cuales lograron regular las empresas de plataformas tecnológicas y crear un escenario de convivencia entre servicios.

 Principales puntos del Proyecto de Ley

Todas las Empresas de Plataforma de Transporte (EPT), como Uber o similares, son declaradas como un servicio público mas no estarán sujetas a la regulación tarifaria de Aresep.

Deberán inscribirse en el Consejo del Transporte Público (CTP) para poder operar legalmente.

Deberán emitir políticas y procedimientos estandarizados para fomentar la seguridad de las personas usuarias, evitar el acoso sexual y la discriminación, así como garantizar el cumplimiento de la Ley de Igualdad de Oportunidades para Personas con Discapacidad (Ley N° 7600).

La prestación de servicio de transporte mediante EPT, así como las rentas o beneficios provenientes de tal actividad, son sujetos al impuesto al valor agregado (13%) y al impuesto sobre remesas al exterior (8,5%).

En el caso de las EPT que han operado de previo a la vigencia de esta ley el pago por su registro será de dieciocho mil seiscientos salarios base (¢8.299 millones), según el salario base establecido por el Consejo Superior del Poder Judicial.

Se crea el Fondo Nacional de Movilidad administrado por el CTP. Se financiará de tres fuentes según el proyecto: del pago de derecho de inscripción en el Registro del CTP que tienen que hacer las empresas de transporte de plataformas; un aporte del 3% sobre el precio final cobrado en cada servicio de un conductor de EPT, y las sanciones administrativas a las EPT.

El CTP utilizará el fondo para la modernización del transporte público. Durante los primeros 8 años, contados a partir de su entrada en funcionamiento y con el objetivo de mejorar la calidad del servicio público de transporte de personas en beneficio del usuario, se utilizará para la modernización de la flota de taxis.

En el caso de los taxis ARESEP establecerá una tarifa máxima que contemple el primer kilómetro más el recorrido adicional, quedando autorizados los conductores a transar un precio menor con el usuario. Éste deberá ser indicado si hay acuerdo entre el conductor y el usuario, antes de iniciar el servicio.

Autoriza a la ARESEP para implementar una aplicación tecnológica que sustituya el taxímetro tradicional por uno virtual que facilite la competencia en procura de mejorar la calidad del servicio que reciben los usuarios.

Elimina de la Junta Directiva del CTP la representación de los autobuseros y de los taxistas.